Infección urinaria durante el embarazo

La infección del tracto urinario es una infección causada por bacterias que se presenta en la vejiga, los riñones y en la uretra.

¿Qué es una infección urinaria o del tracto urinario?

La infección del tracto urinario es una infección causada por bacterias que se presenta en la vejiga, los riñones y en la uretra.

¿Cómo funciona el Sistema Urinario?

Los riñones son un órgano par con forma de fríjol cuya misión principal es eliminar los químicos no necesarios y los residuos que hay en la sangre. Los riñones convierten estos residuos en un líquido muy característico que recibe el nombre de orina. Los riñones están conectados a la vejiga mediante unos pequeños conductos llamados uréteres. La orina se desplaza a través de estos uréteres y baja hasta la vejiga. La vejiga es un órgano ahuecado donde se almacena la orina. Cuando te dispones a orinar, la orina se desplaza a través de la uretra hacia el exterior del cuerpo.

¿Por qué las mujeres tienen más infecciones urinarias?

En general, las infecciones urinarias constituyen un problema que es mucho más frecuente en la mujer que en el varón. Hasta un 15 a 20 % de las mujeres han presentado alguna vez una infección urinaria a lo largo de su vida. Además las infecciones urinarias femeninas suelen ser recidivantes (que se repiten). Esta tendencia tiene varias explicaciones:

  • La uretra femenina es mucho más corta que la del varón.
  • Está próxima a la vagina que puede estar colonizada por varios gérmenes.
  • Está próxima al ano con su contenido séptico.
  • Se incrementa la susceptibilidad en determinadas condiciones como la diabetes, prolapsos (salida de algún órgano como la vejiga hacia el exterior del cuerpo) cicatrices de partos, incontinencia urinaria, etc.

Algunas mujeres presentan esta infección varias veces. Si pasan meses o años sin tratar la infección, los riñones pueden presentar lesiones.

¿Cuáles son las causas de la infección urinaria?

Normalmente la orina es estéril y está libre de bacterias, virus y hongos, pero contiene sales y productos de deshecho. Una infección ocurre cuando los microorganismos, generalmente bacterias que provienen del tracto digestivo, se adhieren a la uretra y empiezan a multiplicarse. La mayoría de las infecciones es causada por la Escherichia coli que normalmente vive en el colon.

  • cuando la infección se limita a la uretra, se llama uretritis .
  • Si se mueve hacia la vejiga y se multiplica, recibe el nombre de cistitis y
  • Si la infección no se trata, puede ascender por los uréteres e infectar los riñones. La infección de los riñones se llama pielonefritis.

Otras causas

Tratamiento con antibióticos para otro problema médico : El tratamiento reciente con antibióticos por cualquier motivo puede haber cambiado el tipo y número de bacterias en la vagina y en la uretra. Estos cambios pueden facilitar el que las bacterias causantes de las infecciones proliferen en y alrededor del orificio de la uretra, aumentando las posibilidades de que se desarrolle una infección.

Infección del tracto urinario durante el embarazo

La infección del tracto urinario constituye la complicación médica más frecuente del embarazo y se puede manifestar como:

1. Bacteriuria asintomática (en un 4 a un 7 % de mujeres en edad reproductiva se puede demostrar la presencia de 100.000 bacterias por mililitro de orina, pero raramente dan síntomas)

  • Esta bacteriuria asintomática no tratada desarrolla cistitis sintomática en el 30%, que puede desarrollar pielonefritis en el 50% de los casos.
  • Además, se asocia con riesgo incrementado de retardo del crecimiento intrauterino y recién nacidos con bajo peso al nacer y de pretérmino secundario a trabajo de parto prematuro, anemia, eclampsia e infección del líquido amniótico.

2. Cistitis (infección e inflamación de la vejiga) y

3. Pielonefritis (infección renal) La pielonefritis aguda durante el embarazo puede producir complicaciones serias como sepsis (infección generalizada) materna y amenaza de parto prematuro. El diagnóstico es realizado en presencia de bacteriuria (en el análisis se comprueba la presencia de bacterias en la orina) acompañado de síntomas como fiebre, escalofríos, náuseas, vómitos y dolor en los flancos.

¿Por qué aparecen las infecciones urinarias en el embarazo?

De acuerdo a los reportes médicos, del 2 al 4 por ciento de las embarazadas desarrollarán una infección urinaria. Los científicos suponen que la causa de esto pueden ser los cambios hormonales y de la posición anatómica del tracto urinario durante el embarazo que facilitan que las bacterias viajen a través de los uréteres hacia los riñones. Es por esta razón que se recomienda hacer análisis generales de orina periódicamente durante el embarazo.

¿Cuáles son estos cambios anatómicos?

  • los riñones aumentan de tamaño por aumento del flujo sanguíneo que deben filtrar y por lo tanto aumenta la longitud renal
  • la vejiga aparece congestiva y es desplazada de su sitio habitual
  • el aumento de la hormona progesterona produce relajación de la musculatura de la vejiga y de los uréteres, lo que lentifica el flujo de la orina
  • el útero comprime los uréteres, especialmente el del lado derecho, acumulándose en los uréteres hasta 200 ml de orina. Este estancamiento urinario favorece el crecimiento de las bacterias
  • se cambia el pH de la orina y se hace más alcalino
  • Otros factores que contribuyen para la multiplicación de bacterias es la mayor eliminación de proteínas por la orina conforme avanza la gestación.

¿Por qué es importante detectar a tiempo una infección urinaria en el embarazo?

Durante el embarazo la bacteriuria (infección urinaria) adquiere otra importancia en la salud de la embarazada. El riesgo de que esta infección se transforme en pielonefritis es de 1.4 % fuera del embarazo, mientras que en la gestación aumenta hasta el 28 % siendo 5 veces más frecuentes las fiebres por este motivo que las provocadas por infecciones virales.

Además de la importancia intrínseca que tiene una infección urinaria, en la embarazada aumenta la frecuencia de anemia, eclampsia, partos prematuros, infección amniótica, y recién nacidos de bajo peso. La infección de vías urinarias causada por estreptococos Beta hemolítico es causa de ruptura de membranas y parto prematuro.

Por lo tanto la identificación y tratamiento precoz de la infección urinaria permite mejorar los resultados del embarazo.

Factores de riesgo.

Varios factores de riesgo se asocian con mayor posibilidad de infección urinaria durante el embarazo, entre otros podemos mencionar los siguientes:

1. La prevalencia se duplica en las mujeres con nivel socioeconómico bajo, anémicas y diabéticas. Sin embargo, el factor más importante es haber padecido alguna infección urinaria previa.

2. Actividad sexual : Muchas mujeres desarrollan regularmente infecciones de vejiga en los dos días siguientes después de haber mantenido relaciones sexuales. La actividad sexual puede aumentar las posibilidades de desarrollar una infección de las vías urinarias si el pene contusiona la uretra de la mujer durante la relación o si el pene u otra actividad sexual introduce bacterias que producen enfermedades en la uretra de la mujer. Las mujeres, en los años anteriores y posteriores a la veintena son hasta 60 veces más propensas a desarrollar una infección de las vías urinarias dentro de las 48 horas posteriores a una relación vaginal que las mujeres de la misma edad que no tienen relaciones.

3. Autoinfección: Limpiarse de atrás hacia delante después de orinar o de realizar las evacuaciones intestinales.

4. El embarazo

5. Retener la orina en lugar de orinar.

Todo esto puede llegar a explicar por qué algunas mujeres siguen teniendo infecciones de las vías urinarias mientras que otras no las tienen nunca o bien las tienen esporádicamente.

¿Cuáles son los síntomas de una infección urinaria?

No todas las embarazadas tienen síntomas, pero la mayoría tiene algunos de estos:

  • Dolor o sensación de ardor al orinar
  • Necesidad de orinar frecuentemente
  • Después de orinar continúas con el deseo de orinar un poco más.
  • Sensación de urgencia al orinar
  • Sangre o moco en la orina
  • Dolor o contracciones en la parte baja del vientre
  • Dolor durante el acto sexual
  • Escalofríos, fiebre, sudoración profusa, incontinencia.
  • Se despierta en la noche para orinar
  • Cambio en la cantidad de orina, ya sea más o menos.
  • La orina tiene un aspecto turbio, huele mal o el olor es muy concentrado.
  • Dolor, sensación de presión o sensibilidad extrema en la zona de la vejiga.
  • Cuando la bacteria se disemina a los riñones, puedes tener dolor en la parte baja de la espalda, escalofríos, fiebre, náusea y vómito.

¿ Cómo se diagnostica ?

Para averiguar si tienes o no una infección urinaria, tu médico te pedirá un examen general de orina y un urocultivo para detectar el tipo de bacteria si hay pus.

En estos análisis se examina la orina para ver si tiene sangre y/o bacterias. Algunos microbios como la Clamidia y el Micoplasma pueden detectarse solamente en cultivos especiales. Este tipo de estudios se hace cuando el médico observa que hay pus en la orina, sospecha que hay una infección, pero los análisis no reportan nada.

Dada la frecuencia de la infección urinaria asintomática en la embarazada y el riesgo grande que existe de que se desarrolle cistitis o pielonefritis, el ginecólogo en forma rutinaria pedirá que se realicen análisis general de orina y urocultivo varias veces en el embarazo.

¿Cuál es el tratamiento de una infección urinaria durante el embarazo?

Las infecciones de las vías urinarias generalmente se tratan con antibióticos que son seguros de usar durante el embarazo. La elección del medicamento dependerá del germen que la cause, del momento del embarazo, de la salud de la madre y de los efectos potenciales que pueda tener en el bebé. El tratamiento puede ser por un período de varios días. Es importante tomar los medicamentos el tiempo indicado por tu médico ya que los síntomas generalmente desaparecen antes de que la infección se haya curado por completo.

Al término del tratamiento el médico te pedirá otro análisis para confirmar que el tracto urinario ya está libre de infecciones.

Es necesaria una ingesta diaria de abundantes líquidos.

Complicaciones de las infecciones del tracto urinario

Cuando la embarazada presenta una infección urinaria, debe dársele tratamiento inmediato para evitar complicaciones como parto pretérmino o elevación de la presión arterial. La mayoría de las embarazadas presentan bacteriuria en la primera visita prenatal. Es decir, en la mayoría de casos los gérmenes ya están posiblemente desde antes del embarazo.

De las mujeres que en la primera visita tienen bacteriuria asintomática, el 28 % desarrolla un cuadro de pielonefritis frente al 1.4 % de las mujeres con urocultivo inicial negativo. El 75 % de las gestantes manifiestan la bacteriuria en el tercer trimestre.

La pielonefritis aguda es un problema serio del embarazo que puede llevar a una sepsis materna y a un parto prematuro. Es importante que el tratamiento sea precoz y agresivo para prevenir las complicaciones.

Preguntas frecuentes:

¿Cómo puedo saber si el tratamiento no está funcionando?

Si tienes fiebre mayor de 38ºC , escalofríos, dolores en la parte baja del estómago, náusea, vómito o dolor en el costado debes llamar a tu médico. Igualmente debes llamarlo si tienes contracciones o si, después de tomar medicamento durante tres días, todavía tienes una sensación de ardor cuando orinas.

¿Puedo hacer algo para evitar que esto ocurra de nuevo?

Puedes ayudar a prevenir las ITU de varias maneras:

  • Bebe de 6 a 8 vasos de agua diariamente, el agua es lo mejor.
  • Elimina las comidas refinadas, los jugos de frutas, la cafeína, el alcohol y el azúcar.
  • Toma vitamina C.
  • Desarrolla el hábito de orinar en el momento en el que tienes el deseo de orinar y vacía completamente tu vejiga.
  • Orina antes y después de las relaciones sexuales.
  • Evita las relaciones sexuales durante el tratamiento de una infección urinaria.
  • Después de orinar sécate sin friccionar y mantén el área genital limpia. Asegúrate de limpiarte siempre de adelante hacia atrás.
  • Evita usar jabones fuertes, duchas, cremas antisépticas, polvos y sprays de higiene femenina.
  • Cámbiate diariamente la ropa interior y procura que sea de algodón.
  • Evita usar pantalones demasiado ajustados.

Desde | Salud en Mexico

Blog sobre maternidad, bebes y embarazo. Encontraras una gran recopilación de notas que van desde la preconcepcion hasta el parto. Y desde el primer día de vida hasta la adolescencia, sin olvidar a la pareja y la salud en general. No dejes de visitar nuestra web: Mamás y Bebés

View my other posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>