Congestión nasal: 6 formas de ayudar a tu bebé

0

Puede pasar más de una vez al año: Basta descuidarse ante un cambio de temperatura y lo pagaremos con noches en vela, tratando de aliviar a ese bebé que está con congestión nasal e incómodo porque no sabe si respirar o alimentarse.

Otras veces no es necesario un cambio de temperatura brusco: La convivencia en la guardería y/o con otros adultos, puede terminar en un resfrío para nuestro bebé.

Si estás atravesando este momento que puede convertirse en una angustia real, alguno de estos 6 tips te pueden dar una idea para ayudar a tu bebé a superar su congestión nasal.

1- Mantén la cabeza elevada: Si tu bebé no encuentra forma de descansar, no importa la hora que sea, trata de dormirle en su columpio o autoasiento. Esto no es recomendable para la vida diaria, pero habiendo una congestión de por medio, le ayudará a mantener despejados sus vías aéreas.

2- Nebulización: Si no tienes un aparato nebulizador en casa, no te preocupes. Abre la llave de agua caliente de la regadera y siéntate con tu bebé a aspirar el vapor. Eso si, no cierres por completo el baño y que haya una persona atenta a ustedes afuera. Al salir, evita las corrientes de aire. Esto se puede repetir varias veces al día, según sientas que tu bebé lo necesite.

3- Solución salina: Se vende sin receta y es una de las mejores maneras de descongestionar las fosas nasales del bebé. Ayúdate con una jeringa de goma, si el envase no trae su propio aspersor. Recuesta al bebé sobre su espalda y aplica 2 o 3 gotas en cada orificio nasal o haz una descarga, según haya indicado el pediatra o el fabricante del producto.

4- Hidratación: Mantener hidratado a tu bebé le ayudará a adelgazar la flema y a superar más rápidamente esta congestión nasal. Si el bebé rechaza el biberón o el pecho, puedes aplicarle las gotas de solución salina previo a ofrecerle alimento.

5- Humidificador: El ambiente seco del clima frío puede empeorar la congestión. Cualquier humidificador del mercado aliviará en parte los síntomas. Algunos padres prefieren evitar éste gasto porque aún siendo un aparato muy útil, requiere de algunos cuidados extra de conservación, para evitar la aparición de hongos y moho.

6- Aspiradores nasales: Pueden usarse con o sin la solución salina y es la opción más popular entre los padres que no se atreven a poner nada en las fosas nasales de su bebé.

Si esta situación se prolonga más allá de 10 días, si se suma tos, tu bebé parece tener problemas para respirar correctamente o si tu bebé presenta temperatura mayor a 38 grados, es momento de recibir ayuda profesional.

Imagen | Shutterstock

Social Media Mom. Blogueando desde 2005, quiero difundir toda la información posible sobre embarazo sano, parto respetado, lactancia materna y porteo. De alguna manera, colaboro para que este mundo sea menos loco !

Leave A Reply

error: Derechos Reservados Mamás y Bebés Tu Web de Maternidad 2005-2017