Destete: los si y los no para un destete respetuoso

0

Llegado el momento, ya sea porque quieres seguir el consejo del pediatra, porque empezará con sus primeros alimentos, porque tu ya no quieres dar más el pecho o porque quieres que tu bebé deje el biberón, el destete es un momento crucial para tu peque: estará dejando atrás algo que le da placer y confort y que lo viva como una pérdida o como un avance, recaerá en tu forma de manejar la situación. Y la mejor manera de manejar esta situación es con paciencia, de modo gradual y con mucho respeto.

El momento ideas para empezar el destete es a partir de los 12 meses, cuando el bebé se incorpora a la mesa familiar y come la misma comida que el resto, aunque con nula sal o condimentos. Iniciar el destete antes de esa fecha puede ser contraproducente porque el bebé no estará naturalmente predispuesto. Un destete lento y respetuoso también ayudará a la mamá, quién no tendrá problemas de mastitis o conductos obstruidos por un bebé que dejo el pecho bruscamente, de un día para el otro.

Los SI de un destete respetuoso

Ofrécele variedad de alimentos

La clave de un buen destete es tener un bebé recibiendo variedad de alimentos: pastas, carnes y arroz. Por supuesto que verduras y frutas también, pero siempre privilegia las verduras por sobre las frutas. no solo el destete irá por buen camino: también estás garantizando tener un comensal interesado en diferentes tipos de comidas.

Cambia la rutina

Seguramente, tiene establecidos horarios naturales y sitios habituales en donde amamantar al bebé. En el momento en que pida pecho, ofrécele un yogur (si tiene permiso del pediatra para consumirlo!) ú ofrécele alguna otra actividad que lo entretenga. Salir al parque es una excelente idea para entretenerlo y que olvide -por el momento- el pecho materno.

Más abrazos y besos

Tu peque estará especialmente sensible en esta etapa. Procura aumentar la dosis de abrazos y besos en todos los momentos que compartan juntos.

Los NO de un destete respetuoso

Paciencia!

Tu peque no olvidará tu pecho de un minuto para el otro. Principalmente, porque tu bebé es inteligente y el pecho no solo provee alimento, es también refugio y apego con mamá. Esto puede durar semanas.

No forzarle a comer

Es un mito que cuando más comida reciba el bebé, menos interés tenga por el pecho o biberón. Rellenar a tu bebé de comida no es solo abrirle el camino a una futura obesidad, es también hastiarlo hasta que por si solo decida rechazar cualquier tipo de comida y conformarse con leche. No termines encontrando el resultado contrario al esperado.

No reemplaces tu leche por fórmula

Incluso más allá del año, tu leche continúa alimentando a tu bebé. Por esto, si se interrumpe la lactancia materna, ya no es necesario reemplazarla por fórmulas de continuación. Si, como mamá, sientes que tu peque puede continuar tomando leche de vaca, que sea la misma que consume la familia pero ya no se la des en biberón: una tazita entrenadora, con tapita y asas le hará sentir independiente y muy adulto.

Por último, recuerda que la Asociación Americana de Pediatría (AAP) recomienda el destete del biberón antes de 18 meses para evitar la posibilidad de padecer las molestas caries.

photo credit: Matt Preston In a mess via photopin (license)

Posts relacionados:

Social Media Mom. Blogueando desde 2005, quiero difundir toda la información posible sobre embarazo sano, parto respetado, lactancia materna y porteo. De alguna manera, colaboro para que este mundo sea menos loco !

Leave A Reply