Embarazo y Navidad: Todo con moderación

0

Lo sabemos: Llega diciembre y no solo es la comida de Navidad, 20 días antes ya estamos consumiendo la comida que antes solo reservábamos para la noche del 24. Panes dulces, turrones, garrapiñadas, sidra, champaña, y la lista sigue.

Y si este descontrol no es demasiado bueno para cualquier persona, puede ser particularmente dañino para una embarazada. Aumentar de 2 a 4 kilos en 20 días es algo de lo que te arrepentirás más temprano que tarde, no importa la semana de embarazo que estés transitando.

Embarazo y Navidad exige mucho autocontrol de parte de una embarazada. Aquí, unas cuantas ideas para sobrevivir a las fiestas decembrinas sin sobrepeso.

Cero alcohol

No importa si antes de tu embarazo eras una gran bebedora y “nunca me pasó nada malo”. El embarazo trastoca todo tu cuerpo y lo que puede ser una “inocente copita” puede traerte complicaciones que no deseas. Te guste o no, brinda con agua, mucha agua. Así evitarás náuseas y facilitarás la digestión de lo que consumas esa noche.

En la categoría de bebidas sin alcohol pero que contengan gas como los refrescos, procura evitarlos para evitar inflamaciones innecesarias.

Come variado, pero pequeñas cantidades

Si la cena será tipo buffet, pica un poco de cada cosa, procurando no exceder lo que cabría en una cucharada. Comer en exceso aumenta la pesadez, aumenta tu peso y tu digestión será lenta, favoreciendo las náuseas y el estreñimiento. El riesgo de malestar aumenta significativamente a partir del tercer trimestre de embarazo.

Por lo contrario, si te sirven cena de 2 ó 3 tiempos, antes de repetir el plato, deja pasar 10 minutos. Es el mínimo tiempo necesario para saber si quieres comer más porque realmente tienes hambre o sólo era gula.

En cualquiera de las dos opciones: come lentamente, mastica bien cada bocado para que la digestión sea más breve. Y entre plato y plato trata de levantarte y caminar un poco, así facilitas la digestión.

Lo dulce

Sólo si sabes que te conformarás con probar 2 o 3. Si sabes que eso sólo será el inicio del descontrol, evítalos.

Evita los alimentos crudos

Un alimento crudo o a medio cocinar, puede incluir un buen porcetaje de toxoplasmosis y esto es algo que no necesitas mientras estás embarazada. Evita los jamones, sushi, ceviches, pescado o cualquier otro fruto de mar crudo.

La carne de cordero o de cerdo -aunque bien cocidas- son más pesadas de digerir.

Por el contrario, no te equivocarás al elegir verduras asadas, pescado a la parrilla, pavo, pollo a la plancha o asado.

Embarazo y Navidad no implica dieta y morir de hambre: Siguiendo estas indicaciones, vivirás unas navidades sin incomodidades… y pensando que para el próximo diciembre, ya vivirás estas fiestas con tu bebé en brazos.

Feliz Navidad de parte de Mamás y Bebés

Imagen | Shutterstock
Imagen 2 | Shutterstock

Social Media Mom. Blogueando desde 2005, quiero difundir toda la información posible sobre embarazo sano, parto respetado, lactancia materna y porteo. De alguna manera, colaboro para que este mundo sea menos loco !

Leave A Reply

error: Derechos Reservados Mamás y Bebés Tu Web de Maternidad 2005-2017