Papá y la lactancia materna

1

Uno de los factores que fortalecen el vínculo mamá-bebé con la lactancia, es el apoyo incondicional del papá. Un padre que estimula a la mamá a dar lo mejor de si y la calma en momentos de dudas o cansancio, es esencial en esta etapa.

No sé qué hacer

Esa sensación de «estar de más» en la escena de la lactancia materna es normal y esperable de todo papá. La mamá se encuentras absorta contemplando a su bebé, el bebé recibe de su mamá lo que tanto necesita y parece que allí se completa el círculo, a juicio del papá.

Mi marido nunca quiso involucrarse en la lactancia de nuestro hijo mayor. Desde un principio declaró que ‘eso’ era cosa mía y del bebé y que el nada tenía que hacer en el medio. No lo amé ni más ni menos por eso, pero me hubiera gustado sentirlo cerca nuestro (K.)

El papá puede hacer mucho en ese momento. Ofrecerle una vaso con agua o jugo a la mamá (amamantar puede causar muchísima sed) o quedarse junto a ella y animarla, diciéndole lo bien que lo está haciendo.

Mi marido no emitía palabra en las noches que me tocaba amamantar a nuestra bebé. Pero encendía su iPhone, me guiñaba el ojo y se pegaba a mi mientras jugaba o checaba su email. Era su forma de acompañarme y me gustaba sentirlo despierto junto a mi (D.)

El papá también puede adelantar alguna tarea de la casa, pagar cuentas o hacer alguna compra. Mientas más seguro esté el papá en que haciendo todas esas cosas, aliviará el día de la mamá, más rápido se adaptarán ambos a la rutina de cuidar un bebé.

Y si el papá encuentra a la mamá dormida profundamente junto a su bebé, debe aprovechar y unirse al sueño familiar. Papá también necesita descansar!

Se su animador personal

Luego de un trabajo de parto caótico, mi bebé nació por cesárea. Me sentía frustrada por no haber podido parir tal como lo había soñado, estaba dolorida por la herida y con una suegra que no hacía más que dar consejos que nadie le pedía. Todo esto complotó para que la leche demorará en bajar. Mi marido defendió mi deseo de amamantar. Él y una enfermera que regañó a mi suegra diciendo que el calostro era todo lo que necesitaba mi bebé, fueron mis bastiones para «ver la luz» y terminar de instaurar mi lactancia. Sin mi marido, hubiera claudicado y aceptado el biberón que mi suegra me tendía (T.)

El bebé también necesita a papá

Papá puede responder en primera instancia si el bebé llora. No siempre lo hará por hambre: puede tener exceso o poca ropa, el pañal mojado o solo querer los brazos fuertes de papá. Un papá que responde de inmediato al llanto del bebé está generando un vínculo muy poderoso.

Mamá vale oro. Díselo!

Luego del parto quedé muy adolorida, porque tuve de manera natural a un bebé de casi 5 kilos. Mi cadera quedó muy lastimada y yo me sentía la mujer más espantosa del mundo. Y el bebé no se despegaba de mi pecho. Temía por mi matrimonio e intentaba dar excusas por el cansancio y el dolor, hasta que mi marido me dijo que todo esto no iba a ser por siempre y que pronto todos nos adaptaríamos a nuestra nueva realidad. Volví a enamorarme de él cuando lo escuché hablar con tanta claridad y sabiduría (M.T.E)

Tu mujer está dándole algo valioso a tu pequeño. Eleva su autoestima recordándole lo orgulloso que estás de ella y de lo feliz que eres por la familia que supieron formar. Ella necesitará escuchar mucho esto, dado de que se siente fea, con un cuerpo que no es el suyo, con la sombra de la depresión postparto dando vueltas por allí… tus palabras de aliento valdrán oro para ella.

Y cuando el cansancio te gane a ti también, recuerda que no lleva mucho tiempo crear una rutina para todos y que las cosas se van incorporando y acomodando con el paso del tiempo. Disfruta de esta etapa!.

Posts relacionados:

Amamanté a mis 2 hijos cuando no era ni nada extraordinario, ni destacable ni objeto de señalamientos.

Discussion1 comentario

  1. Angelica Zambrano

    Que buen artículo y tienen toda la razón un papá es muy importante para la crianza de los bebés, la ayuda principal es dejar listo la leche.

Leave A Reply

error: Derechos Reservados Mamás y Bebés Tu Web de Maternidad 2005-2017