Mamá y Bebé piel con piel

6

Parto en casa

Los seres humanos nacemos sin habernos desarrollado completamente. Hay otras especies de mamíferos que cuando salen del vientre de su madre, están listos para defenderse en cierta medida solos ante en la naturaleza. Algunos caminan inmediatamente, o a los pocos días, otros pueden ver. La mayoría es capaz de desplazarse por si mismos al poco tiempo de nacer. Los seres humanos, somos como los canguros. Nacemos, y aún nos falta mucho tiempo de desarrollo para poder desplazarnos y defendernos solos ante los peligros del medio.

Por esta razón decimos que somos parecidos a los canguros. Ellos nacen y pasan un tiempo más en el saco de su madre, alimentándose por una “teta” de la que comen todo el tiempo.

Los humanos, necesitamos exactamente lo mismo. Nacemos sin desarrollarnos completamente porque de lo contrario no pasaríamos por el canal de parto. Pero necesitamos seguir siendo gestados.

El ser humano tiene entonces dos períodos de gestación. Uno intrauterino de 9 meses aproximadamente, y otro Extra-uterino, que debería ser de 9 meses más.

Que quiere decir ésto? Que debemos replicar afuera del útero, lo que nuestro hijo tuvo dentro de él.
Dentro del útero nuestro hijo tuvo 3 cosas primordiales: COMUNICACIÓN-CONTACTO-ALIMENTO. Siempre estuvo conectado con nosotras por medio de nuestro corazón, nuestra voz, nuestros “ruidos” internos. Siempre estuvo en contacto permanente, rodeado del líquido amniótico en un abrazo que duró 9 meses. Y gracias al cordón umbilical, fue alimentando permanentemente. Por eso, cuando un bebé nace, sufre mucho cambios en su ambiente, que pueden perturbarlo. Los ruidos ya no están amortiguados por el líquido, antes había oscuridad o penumbra y ahora hay luz, ya no está “contenido” por el útero, ahora entran aire a los pulmones y sobre todo… no tiene alimento permanente. Ahora experimenta hambre, frío, calor, y debe comunicarse con nosotros (a través del llanto) para pedirnos lo que necesita.

Por eso es tan importante que podamos tratar de replicar o reproducir todo eso que tenía dentro, fuera. ¿Y cómo lo logramos? En brazos. Upa.

En nuestros brazos el bebé vuelve a tener todo lo que necesita. El corazón de mamá, su voz, su olor. Contacto permanente, comunicación permanente, y alimento permanente, a través de la teta.

Un bebé recién nacido es animal puro. Instinto puro. Mamífero puro. Si un bebé nace, e inmediatamente es puesto sobre el pecho de su madre, ambos desnudos, piel a piel, él solo reptará hasta el pecho y mamará. Como los animales.

Tratemos de darle a nuestros hijos lo que ellos necesitan. Sin convenciones sociales, sin prejuicios ni vergüenzas. Un recién nacido necesita piel de su mamá, teta y upa. Desde el minuto cero. Y una mamá, necesita exactamente lo mismo: Piel de su bebé, para crear ese maravilloso vínculo, primal, primordial para el desarrollo de todo ser humano.

Discussion6 comentarios

Leave A Reply

error: Derechos Reservados Mamás y Bebés Tu Web de Maternidad 2005-2017