Formas de acelerar tu trabajo de parto

2

Sea o no tu primer parto, siempre se desea que el trabajo de parto sea lo más rápido posible con la idea de que eso será menos doloroso y pronto tendrás a tu bebé en brazos.

Realmente es algo complicado poder controlar cuantas horas permanecerás en el hospital, el trabajo de parto depende de muchos factores: forma de tu pelvis, la posición del bebé, el ritmo de tus contracciones, etc.

Tu puedes contribuir a que el proceso sea menos largo, si haces lo posible por cumplir con los siguientes puntos:

Mantenerte activa

Sin caer en el exceso de hacer actividades que te impliquen esfuerzo, todo tu cuerpo se verá beneficiado si te mantienes en movimiento.

Si antes de embarazarte no realizabas ningún tipo de actividad física, caminar 15-20 minutos de 2 a 3 veces por semana, pueden hacer una gran diferencia a la hora del parto. Camina a buen ritmo, pero no al extremo de quedarte sin aliento.

Duerme bien

En algún momento del embarazo, dejamos de descansar al dormir. El bebé presiona nuestras costilla, la vejiga, el hígado… Muchas veces el descanso se logra fuera de la cama: semi acostada en un sillón, por ejemplo, puedes aliviar la presión que ejerce tu bebé.

Lo importante es llegar al parto lo más descansada, porque una mamá con sus 5 sentidos alertas y un cuerpo descansado puede afrontar un trabajo de parto con más voluntad y predisposición que una mamá que llega absolutamente cansada.

No dejes de leer >>> Durmiendo mejor durante el embarazo

Para dormir más cómoda, prueba colocar una almohada o almohadón cómodo entre las piernas. Esto alivia la presión en cadera y columna.

Si la acidez es la causa de tus desvelos, trata de dormir semi sentada, con varios almohadones cómodos detrás de ti.

Prepara cuerpo, mente y alma

El curso psicoprofiláctico es solo el primer paso para prepararte para el momento del parto. Recuerda que cuanto más preparada estés, menos cabos por atar quedarán en tu mente.

Si no estás consciente sobre los procedimientos que se te hacen o sobre como puede llegar a reaccionar tu propio cuerpo, puedes estresarte. Y -por consiguiente- tu bebé se estresa a la par tuya.

Cuando estás estresada, tu cuerpo produce adrenalina, que interfiere con la oxitocina y la progesterona (las hormonas protagonistas en el trabajo de parto) y se puede reducir la frecuencia y fuerza de las contracciones.

Si una madre tiene miedo al momento del parto, esto solo lleva a prolongar el trabajo, porque esa madre está reprimiendo a su cuerpo e impidiendo la relajación del mismo, necesaria para poder pujar y parir.

¿La clave? Distraerse durante las contracciones.

Consigue una doula para que te acompañe

El apoyo y las indicaciones que te puede brindar una doula durante tu trabajo de parto, puede ser la diferencia entre un trabajo de parto corto o largo.

No dejes de leer >>> Qué es una doula ?

Una doula sabrá como tranquilizarte y hará todo lo posible por ayudarte a disminuir el dolor. Ella sabrá exactamente por lo que estás transitando y te transmitirá calma y confianza.

Usa el baño durante tu trabajo de parto

Muchos profesionales tiemblan si una embarazada quiere usar el baño durante el trabajo de parto pero tu no te dejes alarmar: un bebé no nace de buenas a primeras en un baño. Mucho menos en un trabajo de parto controlado.

Una vejiga repleta puede oprimir el canal de parto, obstruyendo el descenso del bebé y retrasando así el parto. Y las contracciones pueden ser más dolorosas con una vejiga llena.

A mover las caderas

Bailar en el trabajo de parto no es una moda. Estar de pie y moverse puede acortar el trabajo de parto hasta una hora. La gravedad y el movimiento estimulará el descenso de tu bebé.

Posts relacionados:

Social Media Mom. Blogueando desde 2005, quiero difundir toda la información posible sobre embarazo sano, parto respetado, lactancia materna y porteo. De alguna manera, colaboro para que este mundo sea menos loco !

Discussion2 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo en todo! Soy madre soltera de un bebé de tres meses y medio. Mi doula fue mi angelito de la guarda! Ella me guió durante el embarazo y, sinceramente, no se qué habría hecho en el parto sin ella. No imagino un parto sin su ayuda!!!! Doy gracias al universo por todo lo que viví durante esas intensas horas. No voy a decir que fue fácil, pero puedo asegurar que fue maravilloso y muy especial cada segundo. Ella me ayudo con el dolor, con la respiración con vocales… Posturas, movimientos con la pelota… Maravillosa vivencia, increíble el trabajo de Amparo!!!!!

  2. Pingback: Reflexología y acupresión para inducir el parto | Mamás y Bebés

Leave A Reply

error: Derechos Reservados Mamás y Bebés Tu Web de Maternidad 2005-2017